Hasta la fecha, una de las bodas que más hemos llorado a moco tendido. Dos vestidos de novia, un solazo de testigo y muuuucho amor. 

Hace unos días os anunciaba por Instagram Stories que se avecinaba sorteo (De los buenos). ¡Pués aquí está! Porque no podemos estar más contentos y porque es gracias a todos y cada uno de vosotros, ea.

Lo primero, ya me van a perdonar por la ausencia, pero han sido unas semanas duras de trabajo. ¡Pero felices oiga! Ya estamos a full en la nueva oficina. (Maravilla es café recién hecho y sentarse a mirar, desde el querido Chester, como ha quedado todo. No me canso de hacerlo). 

Cuando te tiras a la piscina con doble tirabuzón, un cosquilleo recorre tu cuerpo de arriba a abajo. Tienes miedo, porque no sabes si va haber agua o no. Pero entonces la adrenalina hace mella y no te importa que no haya agua. Sólo quieres sentir ese cosquilleo continuamente. En estos tres años que llevo con Señor y señora de (¿Tres años? ¿Ya? ¿Tres? Si parece que fue ayer cuando me dijeron "Búscate un trabajo") Me he dado cuenta que la vida va de cumplir sueños y alcanzar metas.