¡La boda del año! Pués... se casaba mi hermano. Aquel enano con el que compartía tardes de pan con chocolate, el mismo que me enseñó matemáticas, a levantarme sola, a ahorrar y a ser feliz... Aquel enano se casaba.

Llegó el turno de presentar a la diseñadora de mi vestido de novia (y el de muchas). Revolucionaria de la moda nupcial. Sencilla, trabajadora y positiva. Y con un gran talento. (Amo cada colección que crea por encima de todo). Ella es Rosa Clará. 

 

Un bar. Una camarera. Y un repartidor. Flechazo de los grandes. Intercambio de teléfonos. Miradas cómplices. Y más reparto de lo normal. Esos fueron los ingredientes de esta história de amor.  Diez años más tarde se darían el "Sí, quiero".

¡Extra, extra, Wedding party el 1 de marzo!. Pues sí. Se trata de una jornada de puertas abiertas para bodas y eventos. Novios y novias dispuestos a informarse y dejarse asesorar por una serie de proveedores del sector. Además habrán sorteos y regalos. ¿Que más se puede pedir para la mañana y tarde de un sabado?