Tres hurras por los novios que hacen lo que quieren en su gran día. Que llevan camionetas como coche de novios y que se visten juntos. Porque no está escrito en ningún lado como tiene que ser tu día. Eso sí, pasará volando, de eso estoy bien segura.

La primera entrada en el blog del año no podía ser otra que nuestra primera boda de la temporada 2016. La preciosa boda de Miguel y Anna. Cuando nos llamó por primera vez Anna, sentí en su voz un cariño especial que perdudaría en el tiempo, estaba segura. Recuerdo que iba en coche, y hablamos por el manos libres. De la oficina a casa tendré 3 minutos (si llega) y recuerdo que me puse a dar vueltas por el pueblo con tal de no cortar la llamada. Era mágia en estado puro. Todo un amor.

Mira que me había propuesto no ponerme sentimental, pero nada oye (Son cosas de la edad, que una va cumpliendo años, señoría). Es llegar un año a su fín, pensar en todo lo transitado y no poder evitarlo (Además para más inri de fondo suena "Un año más" de Ana Torroja).

¡Ho, ho, ho, feliz Navidad! ¿Como van esas comilonas y los empachos de turrones? Por aquí, estamos a dos kilos de que Greenpeace nos proteja xD Pero tremendamente felices porque estamos disfrutando como enanos con todos los peques de la casa que ya se van enterando de la Navidad. Además preparamos nuestra primera boda de la temporada (¡Ay que ganas!), y un proyectazo que me muero por contaros #ansiavivamáxima.