¡Y por fín llegó el día!. Fue un día intenso, con los nervios a flor de piel. (Pero de esos nervios que molan. Como cuando vas a coger un avión, y te espera un gran viaje.) Lo preparamos todo con mucho amor. No podía fallar nada. Todo estaba perfecto. Las flores frescas en su sitio. Los focos iluminando la fachada. El coche en la puerta. Los vestidos de novia listos. Las fotos preparadas. Los dulces en la mesa. Y una servidora a punto de morir de amor con tanto bonitisimo concentrado en un Palacete. Era el día de Tu boda en un click.

 

Que ganas teníamos de que llegara este sarao. Pero "sarao" de los grandes. Se trataba de una fiesta marinera en Cantora chill out. Sábado soleado. Mojitos de meón. Brochetas de frutas. Amigos. Cervezas y sobre todo buena música. Cualquier excusa es buena para celebrar y la última en la que pensaron los dueños de Cantora, fue en Jean Paul Gaultier. Ya teniamos tema y sobraban ganas. Así que ¡manos a la obra!.

El Pantone es el sistema de identificación de color más reconocido y utilizado del mundo. Cada año escogen cual será el que marque tendencia. Para este recién estrenado 2016, ha decretado que ese color estrella de la temporada no será uno, si no dos. Por primera vez, la empresa de colores se ha decantado por la mezcla de dos tonalidades "Rose quartz & serenity"

Tres hurras por los novios que hacen lo que quieren en su gran día. Que llevan camionetas como coche de novios y que se visten juntos. Porque no está escrito en ningún lado como tiene que ser tu día. Eso sí, pasará volando, de eso estoy bien segura.

La primera entrada en el blog del año no podía ser otra que nuestra primera boda de la temporada 2016. La preciosa boda de Miguel y Anna. Cuando nos llamó por primera vez Anna, sentí en su voz un cariño especial que perdudaría en el tiempo, estaba segura. Recuerdo que iba en coche, y hablamos por el manos libres. De la oficina a casa tendré 3 minutos (si llega) y recuerdo que me puse a dar vueltas por el pueblo con tal de no cortar la llamada. Era mágia en estado puro. Todo un amor.