Rafa+Vanessa

Érase una vez... La história de amor de una bloggera. La princesa, Vanessa Martínez, aunque muchos la conoceréis por La Caprichossa. Apasionada del mundo de la moda y la cosmética. Adicta al chocolate, series de TV y cine. Los zapatos, bolsos y relojes su perdición. Y su príncipe... un principe azul! (Nada de los que destiñen, este es auténtico, auténtico). Ella, lo dejó todo por amor. Él, prometió cuidarla para siempre. Se daban el "Sí, quiero" el 14 de julio de dos mil siete.


El vestido. Me costó muchisimo encontrarlo. Tenía visto más de tres cientos cincuenta mil catálogos de novias y un montón de ideas en la cabeza. (Ideas que hacían más dificil todavía encontrar "mi vestido"). Por suerte para el novio, lo tenía más fácil, él llevaría chaqué.
Pasé una temporada desanimada por que si seguía sin entontrar nada me tocaría vestirme con un saco jajaja. Hasta que un día cotilleando por la red (como no), entontré uno fabuloso de Pepe Botella, con volantes, palabra de honor y corte sirena. Localicé una tienda y allá que fui. El resultado... ¡Desastroso!. No era yo. Algo que tenía muy claro era que en mi boda, el vestido tenía que reflejar mi personalidad, mi estilo, ser parte de mí. Y aquel vestido, aunque era una auténtica maravilla, no me decía nada de eso. Como cerca hay una tienda de Pronovias, decidí acercarme. Y allí encontré mi vestido!. Esta vez sí. Reunía todo lo que buscaba. Era discreto, elegante, palabra de honor y corte sirena.

 

Mi ramo. Me lo hicieron en una floristería de Godella. El tipo se llamaba "Medusa". Y eran orquídeas blancas y florecitas malva. (Esos eran los colores de la boda)

 

El coche. Fue un Buick en color crema de 1900.

 

La ceremonia. Nos dimos el "Sí, quiero" en la ermita de Santa Bárbara, en Godella.

 

El banquete. Después, lo celebramos en los jardines de La Cartuja, en el Puig.

 

Momento especialUn momento muy bonito fue cuando dispararon un castillo de fuegos artificiales antes del banquete. Y otro, cuando entramos al salón. De fondo sonaba "Heroes", de David Bowie.

Un consejo para las futuras novias. Mi consejo es que disfruten de ese gran día, es irrepetible!