Crónica Salva+María (I parte)

Se conocieron como si de un anuncio de cerveza se tratase. (Ese en el que quiero vivir permanentemente) Salva es de los que calan hondo y duele hasta respirar. De los que crees que no existen. De los que te hacen ser como tu eres. Y María... María es toda una princesa. Pero no de esas con falda rosa pomposa, si no de las guerreras. De las que calan antes incluso de lo que te gustaría. De esas que te hacen que las horas sean minutos y cuando te quieres dar cuenta estás viendo amanecer.

Una tarde de verano, mientras Salva estaba con sus amigos tomando algo, llegó ella con unas amigas. Bastó una simple mirada para que desde aquel día se convirtieran inseparables. Y a María se le instaló una sonrisa en la cara que ya es imposible borrar. Paseos por la playa, en Vespa o sesiones de paddle surf. Cualquier excusa era buena para estar juntos.

Llegó un gran día para ellos. Se casaba la mejor amiga de María. Se encontraban ya en el postre cuando la novia le dio EL RAMO al son de su canción favorita. María se emocionó muchisimo, y mientras no dejaba de llorar abrazada a ella, Salva se encontraba arrodillado con un anillo en la mano. ¡Imaginaros la emoción! ¡Una pedida de mano en toda regla, sí señor! (Bravo por Salva).

Pusimos la maquinaria en marcha. Imaginamos como sería su gran día. Sólo hacía falta unir todas las piezas. Lo primero que diseñamos fue el logo. Lo segundo que tuvimos claro es que su día no podia llamarse de otra manera que #weddingsoundfestival. Estaba claro. Como buen festival que se precie, creamos un cartel. Que lo que usamos para los conos de arroz para la salida de la ceremonia. 

Los artistas de todas las fotos son del equipo de Fandi (artistas no, lo siguiente). El traje del novio, lo tuvo claro, fue de El Ganso. Le sentaba como un guante. Regaló a sus mejores amigos una pajarita, a juego de la suya, de El Ganso también. El vestido de novia fue un modelo diseñado por ella misma, de la firma Rosas Rosa. Llevaba los pendientes con los que se casó su abuela. Liga azul y pulsera prestada. El porta-alianzas lo encontramos en una tienda local de Madrid. Además, creamos unos carteles de madera con una frase "muy ellos". El ramo de nuestra #señorade es obra de Flores Antonia. El "Sí, quiero" se lo dieron en la catedral de Santa Catalina, en el centro de Valencia. Bajo la atenta mirada de sus casi trescientos familiares y amigos. Llegó, cual artista de cine, subida a un Porsche color burdeos. Aunque mejor, me callo y lo vemos.

Hasta aquí la primera parte de la #weddingsoundfestival. ¿Que me decís de bailar en el Mercado Central de Valencia a solas?

El lunes la segunda parte con todos los detalles de la decoración #ansiaviva

¡Feliz y lluvioso viernes!