A walk in family

Lo primero, ya me van a perdonar por la ausencia, pero han sido unas semanas duras de trabajo. ¡Pero felices oiga! Ya estamos a full en la nueva oficina. (Maravilla es café recién hecho y sentarse a mirar, desde el querido Chester, como ha quedado todo. No me canso de hacerlo). 

Lo segundo, ¡GRACIAS! y mil gracias más por la acogida de nuestro canal de YouTube. Espero que sigáis nuestras andaduras y que os coléis con nosotros en el backstage de una boda Señor y señora de. Podéis suscribiros al canal aquí :)

Hace unas semanas y como ya sabréis, fue el día de la madre. Tengo que reconocer, que aunque la cabeza no deja de ser un hervidero de ideas, para los regalos en según que ocasiones, se van agotando. Pero el equipo de Fandi tuvo la solución. Una maravilla de caja ilustrada con setenta fotos de una de las sesiones más personales y emotivas que me he hecho nunca. Llamé a mi hermano, nos dimos un paseo por el parque de cabecera y Silvia inmortalizó cada detalle. La experiencia fue increible. Y mi madre, muy fan de todo material fotográfico, no pudo gustarle más el regalo.

Hacía tanto tiempo que no tenía unas fotos así, que no pudo gustarme más la idea. Un millón de gracias a todo el equipo de Fandi, en especial a Adolfo y a Silvia, siempre es un placer trabajar con vosotros.

¿Que os ha parecido el trabajazo de Fandi?

¡Feliz martes!